¿Es este el dron más pequeño e inteligente del mundo?


Convertir una libélula en el dron más pequeño del mundo es la meta que quiere alcanzar la empresa Draper con su proyecto DragonflEye, una iniciativa, desarrollada en conjunto con el instituto Howard Hughes Medial, que combina la biología sintética y la neurotecnología y que tiene entre sus objetivos colaborar en los procesos de polinización guiada así como en el transporte de pequeños objetos y la aplicación de diagnósticos neuronales en miniatura.

La forma en que funciona este sistema es alterando genéticamente a la libélula para insertar neuronas de control en su médula espinal que cumplirán la función de guiar a los insectos para llegar a una posición deseada. Según la compañía, se aplican técnicas de biología sintética para que estas neuronas de 'dirección' puedan ser activadas mediante pulsos de luz.

Todo esto funciona gracias a una especie de mochila instalada en el cuerpo de la libélula que se encarga de enviar las órdenes de guía a las neuronas en el interior de su cordón nervioso.

"DragonflEye es un tipo de vehículo micro-aéreo totalmente nuevo que es más pequeño, ligero y sigiloso que cualquier otra cosa creada por el hombre", dijo Jesse J. Wheeler, ingeniero biomédico de Draper e investigador principal del programa en un comunicado.

"Este sistema empuja los límites de la recolección de energía, sensores de movimiento, algoritmos, miniaturización y optogenética, todo ello en un sistema lo suficientemente pequeño como para que un insecto lo lleve", agregó.

Aunque estos insectos también cargan unas minicámaras para hacer grabaciones en los vuelos sus creadores hacen énfasis en que esta iniciativa podría proporcionar una nueva solución para realizar “diagnósticos miniaturizados, acceder con seguridad a objetivos neuronales más pequeños y ofrecer terapias de mayor precisión".

Además Draper espera poder aplicar esta tecnología en abejas teniendo en cuenta que su población se ha derrumbado a la mitad en los últimos 25 años y el sistema de guía podría ayudar a detener la pérdida de polinizadores mediante el monitoreo de sus patrones de vuelo, migración y salud en general. Después de que fuera anunciado el proyecto el pasado mes de enero, la compañía ya realizó las primeras pruebas de este sistema.


Publicado el 08/06/2017, Fuente: http://cnnespanol.cnn.com/