No te fíes de las calorías que tu pulsera de actividad dice que quemas


Un estudio de la Stanford University concluye que las mediciones de calorías quemadas de las pulseras de actividad no son precisas del todo.

Sabíamos que las pulseras de actividad son una herramienta muy interesante para controlar nuestra salud. Y aunque diversos estudios demostraron que en términos de distancia recorrida y en función de la actividad no eran muy precisas si no contaban con un GPS, ahora la Universidad de Stanford ha demostrado que el sistema de contabilización calórica de las pulseras de actividad es mucho menos preciso de lo que pensábamos.

La investigación ha concluido que, pese a que las pulseras de fitness suelen ser muy buenas en la medición de la frecuencia cardíaca, incluso las más baratas del mercado, suelen fallar —y bastante— en la contabilización de las calorías, tanto en las actividades físicas más simples a la hora de medir (como el running) como en las más complejas y que involucran mayor desempeño físico y por tanto, quema calórica.

En este sentido, los investigadores de Stanford han demostrado cómo, a la hora de medir la frecuencia cardíaca seis de cada siete pulseras arrojaban mediciones correctas con una tasa de error por debajo del 5%. La investigación se llevó a cabo utilizando las pulseras más populares del mercado: Apple Watch, Samsung Gear S2, Fitbit Surge, Basis Peak, Microsoft Band, PulseOn y la MIP Alpha 2. De todas ellas, solo la de Samsung tuvo un tasa de error por encima de la media del 5%, arrojando un 6.8% de error en las mediciones, todavía en parámetros más que aceptables.

Para realizar los cálculos se pidió a 60 voluntarios caminar, correr y montar en bicicleta, arrojando medidas precisas en casi todos los indicadores excepto en el consumo calórico. De hecho, de los dispositivos analizados que eran compatibles con esta función había varias discrepancias, y todos ellos tenían tasas de error por encima del 20%.

El problema es que el consumo calórico varía en función de la persona, sexo y edad Y es que en función de la persona una caminata intensa de 10.000 pasos puede suponer una quema de calorías que puede variar entre 400 y 800 en función de la persona, su metabolismo, peso, altura y edad, por lo que la mayoría de las mediciones de estas pulseras, al realizar mediciones para un modelo de deportista definido, no suelen acertar con el consumo calórico.

No obstante, el estudio revela que, pese a que las pulseras no son muy precisas a la hora de medir calorías, sí que son formidables a la hora de potenciar la actividad física y estilo de vida saludable.


Publicado el 08/06/2017, Fuente: https://hipertextual.com/